¿Iluminación tradicional? Y por qué no ¿Iluminación Inteligente?

Desde hace años, nuestro mundo ha tenido grandes cambios a lo largo de la historia, cambios que han marcado el inicio o fin de diferentes etapas. Lo que llamamos “revolución” indica un cambio abrupto y radical. Tal como lo explicó en el Foro Económico Mundial Klaus Schwab, economista y empresario alemán.

Todos estos cambios comenzaron en la segunda mitad del siglo XVIII:

  • Mecanización: Entre los años 1760 hasta 1840 aproximadamente, vemos el desarrollo del ferrocarril y la invención de la máquina de vapor.
  • Electricidad: A finales del siglo XIX y principios del XX, se hizo posible el advenimiento de la electricidad.
  • Informática: A partir del año 1960 se le conoce como la “revolución del ordenador”; desarrollo de semiconductores y el inicio del internet.
  • Digitalización: Comenzó a principios de este siglo y se basa en la era digital en la que hoy en día vemos la conexión entre el internet y los objetos cotidianos físicos, donde su uso es prácticamente infinito.

¿Sabías que, para finales del año 2020, habrá más de 30 mil millones de dispositivos conectados a internet? Tomando en cuenta este mercado potencial, la iluminación inteligente se presenta como uno de los segmentos con más rápido crecimiento.

Si bien, se vio un gran avance desde que pasamos de los focos tipo Edison a los fluorescentes y después la tecnología LED, que hoy en día son el reemplazo para la iluminación “tradicional”. Los focos inteligentes es lo que sigue.

Pero ¿qué es la iluminación inteligente?

En pocas palabras, es cuando nuestras lámparas, además de ser de tecnología LED, nos proporcionan luz en el momento y en el lugar que se quiera o sea necesario. Con el simple hecho de ser LED obtenemos un menor consumo y esto más el poder controlar la iluminación, nos brinda un ahorro casi del 90% en nuestro recibo de luz.

No requerimos de una instalación especial, basta con tener nuestras lámparas y focos inteligentes, la aplicación a la que se vayan a integrar y el internet que tenemos en casa. Además, son escalables, ¿esto qué quiere decir? Podemos agregar cuantos dispositivos queramos en el momento que sea, dándonos la facilidad de incluso no desequilibrar nuestro bolsillo, ya que no requiere de una inversión grande.

Cuidar lo sostenible: una responsabilidad.

Uno de los factores que impulsan una iluminación inteligente es el sector ambiental. El crecimiento sostenible lo vivimos día con día y al hacer uso de la tecnología, tenemos como obligación que vaya de la mano del cuidado del medio ambiente. Así, integramos tecnología para mejorar nuestra vida cotidiana y convertirla en extraordinaria.

¿Te imaginas poder controlar tu iluminación inteligente como tú quieras? Ahora puede ser manipulada a través de varias opciones: por medio de alguna aplicación, un control remoto, el apagador tradicional que todos tenemos en casa e incluso por medio de un asistente de voz inteligente. Esto, incrementando incluso nuestra productividad.

Además, una de las características principales es que podemos tener una accesibilidad remota, esto es: cambiar los focos inteligentes de nuestro hogar desde donde estemos, crear escenas y programaciones para que se enciendan o se apaguen a una determinada hora.

Los principales beneficios de una iluminación inteligente es que podemos tener un hogar más dinámico, por lo que la misma experiencia de estar en casa, será más agradable. Piénsalo, cambiar toda la iluminación desde el sillón de nuestra sala, ¿qué tal?

Iluminación inteligente

¿Cómo influye la luz?

La iluminación en nuestro hogar tiene el poder de influir en los mismos muebles, decoración, arquitectura e incluso hasta con nuestro estilo de vida y con nosotros mismos.

Al contar con 16 millones de colores y 64 mil tonos de blanco, podemos tener una gran versatilidad, además de controlar la intensidad, todo esto para crear los escenarios perfectos para cada estancia y para cada momento.

Al ser focos inteligentes, cuentan con una micro memoria que se va aprendiendo nuestro día a día, esto para alertar de presencia extraña; cuando salgamos de casa y regresemos tarde, podemos activar el modo “vacaciones” para que nuestras luces simulen nuestra presencia por la mañana, tarde y noche mientras no estamos en nuestro hogar.

Otra gran ventaja: el despertador perfecto, programamos nuestra iluminación inteligente a una hora en concreto y poco a poco nuestras luces irán encendiendo para que despertemos tranquilamente y además de la manera que sea más agradable. O lo contrario, si por las noches nos es complicado conciliar el sueño, podemos programar nuestros focos inteligentes para que poco a poco las luces se vayan atenuando hasta quedar totalmente apagadas, ayudándonos a tener un mayor tiempo de descanso.

Iluminación inteligente

¿Luz para trabajo o para descansar?

Si hablamos de una luz cálida, es la más ideal para un espacio de convivencia y hasta de un mismo confort. Una luz neutra es la indicada para hacer las actividades que requieren de más concentración en el hogar: cocinar, leer, trabajo desde casa, entre otras. Si hablamos de una luz fría suele ser para iluminar espacios como el cuarto de lavado, donde este tipo de iluminación es ideal para alcanzar a percibir las manchas en la ropa que comúnmente son más difíciles de quitar.

Nos permite crear espacios y escenas incluso dentro de una misma estancia. Imagina cambiar la luz de una habitación y en ella poder hacer más de una actividad: de ser el estudio de trabajo, cambiarlo a nuestro cine en casa y después al cuarto de juegos de mesa un sábado en la noche; gracias a la iluminación inteligente, podemos hacer los cambios que queramos en nuestras luces.

Todo esto, lo podemos lograr gracias a EVOLUZIONA: nuestra línea de iluminación inteligente. Así que ¡deja que tus luces hagan todo lo que quieras y más!